Tips para afeitarte y lucir al cien

Afeitarse la barba suele ser algo rutinario que hacemos en un dos por tres aprovechando el baño matutino o minutos antes de alguna fiesta o evento importante. A decir verdad son muy pocos los hombres que mantienen cierta rutina y se toman un espacio considerable dentro de sus quehaceres diarios para hacerlo, lo cual no debería ser la regla.

Pero, si queremos sentirnos mucho mejor con la forma en cómo nos vemos después de la rasurada, contrario a lo que podemos pensar, tomar un par de minutos extra para llevar un cierto ritual puede ayudar de una manera que no te imaginas. Checa éstos consejos sencillos para lograrlo.

1. No te apresures por acabar pronto

Rasurarte en el menor tiempo posible no es la mejor manera de hacerlo, a menos de que tu idea sea irritar tu cara lo más posible. Tómate tu tiempo para lavarte primero y lo ideal es que consigas un limpiador facial especial para afeitarte, que logrará suavizar el pelo y alistarlo para el corte.

2. Enjabónate siempre o usa una crema de afeitar

En ocasiones las prisas hacen que nos aventemos a rasurarnos en seco, lo cual terminará dañándonos la cara a largo plazo y será doloroso durante los siguientes minutos, así que procura siempre usar jabón o crema para afeitar y dejarla reposar durante un par de minutos para que únicamente debas dar una sola pasada.

3. Invierte en una buena navaja

Sabemos que los rastrillos que venden en la tienda de abarrotes pueden sacarnos de un apuro, pero siempre que puedas prefiere una buena navaja de afeitar que se mantenga afilada por más tiempo, de lo contrario deberás pasarla varias veces hasta que logres cortar el pelo, lo que irritará tu cara y a larga te llevará más tiempo.

4. Siempre rasúrate en la dirección hacia la que crece el pelo

Es verdad que si nos afeitamos en contra de la dirección del crecimiento del pelo seguramente obtendremos un corte más al ras, pero esto puede producirnos lesiones e incluso hacer que los pelos se encarnen, así que procura no hacerlo de esa forma.

5. Ve a la barbería una que otra vez

Cada vez hay una mayor oferta de establecimientos que realizan afeitados profesionales, es cierto que implican cierto desembolso que puede pesar al final de la quincena, pero no hay nada más reconfortante que pasar una media hora recostado y relajarte mientras alguien más hace el trabajo, el cual además será con herramientas y productos profesionales que dejarán tu cara como trasero de bebé.

Piénsalo así, la afeitada es uno de los pocos momentos que tenemos para acicalarnos e invertir un poco de tiempo en nosotros mismos, más allá de cuando vamos a cortarnos el cabello o cuando nos alistamos para salir y lo cierto es que vale totalmente la pena. Así que considera lo mucho que vale sentirse bien con uno mismo y tómate tu tiempo la próxima vez que te pases el rastrillo.

 

 

Fuente: 1) McMillen Matt, Lo que los hombres no saben sobre el afeitado, WebMD, Estados Unidos.

Share